21|1|2021

“Perotti no tiene plan, sólo se preocupa por tener caja”

23 de noviembre de 2020

23 de noviembre de 2020

Socialista de paladar negro, el exministro de Gobierno de Bonfatti dispara contra el mandatario y recicla el “vamos a volver”. Flores a Javkin y Lifschitz.

La discusión electoral ya arrancó en Santa Fe. Se habla de candidaturas, ley de lemas y hasta de la gobernación 2023. Es el caso del dirigente socialista Rubén Galassi, quien postula como principal objetivo que el Frente Progresista recupere la provincia, pero aclara que, para esa final, primero debe jugarse el 2021. Por eso, propone a Miguel Lifschitz  para competir por la senaduría nacional.

 

Repite que su espacio debe “repotenciar el Frente”, aunque “sin rejunte”: nada de PRO y no todo el radicalismo. Mientras tanto, cuestiona la gestión justicialista y al gobernador Omar Perotti: “No tiene un plan, solo está preocupado por tener caja, con una mirada muy conservadora”.
 

 

BIO. 57 años. Periodista. Dirigente del Partido Socialista, fue director de Comunicación de la Municipalidad de Rosario, secretario de Comunicación Social, diputado provincial y ministro de Gobierno de la gobernación que encabezó Antonio Bonfatti. 

 


Bonfatti y Galassi, durante una recorrida de campaña.


-En menos de un mes se cumplirá un año desde que el socialismo dejó de ser gobierno. ¿Cómo analiza la gestión de Omar Perotti?

 

-El PJ se unió con el único objetivo de ganar las elecciones y desde entonces sigue sin programa claro. No hay propuestas hacia dónde llevar la provincia, no lo dicen ni Perotti ni sus ministros. Cabalgan sobre la coyuntura. 

 

-¿Cuestiona la gestión o la planificación del gobierno?

 

-Perotti quería ser gobernador, pero no tenía proyecto para Santa Fe. No veo programa ni iniciativa, pero sí actitudes de los noventa. Sólo está preocupado por tener caja, con una mirada muy conservadora en momentos en que hay que ser dinámicos y asistir. Hay ausencia de liderazgo y conducción.

 

-¿La pandemia no fue un condicionante? 

 

-Es independiente de la pandemia. Es más, la crisis sanitaria ha disimulado la falta de programa. No hay planes para la pospandemia en salud, en educación ni en seguridad, que fue su caballo de batalla para ganar las elecciones. 

 

 

 

-¿El Ministerio de Seguridad no tiene planificación?

 

-No se observa un plan concreto para dar respuestas, salvo las leyes (NdR: de reforma policial) del ministro (Marcelo) Sain, pero que son un ordenamiento jurídico que habrá que debatir. Por el contrario, tenemos un ministro que agrede con exabruptos y está poco en la provincia. 

 

-La inseguridad se ha analizado como un factor que le costó la gobernación al socialismo. 

 

-Es un tema muy complejo. Como Frente Progresista, nos costó dar la respuesta que la sociedad merece, pero no tengo dudas de que estamos peor ahora. 

 

“El PJ se unió con el único objetivo de ganar las elecciones y desde entonces sigue sin programa claro. No hay propuestas hacia dónde llevar la provincia. Se cabalga sobre la coyuntura.” 

-Durante las gestiones socialistas hubo muchos casos de policías que pasaron el límite hacia lo ilegal. ¿El problema fue la falta de conducción de la fuerza?

 

-Hay muchos que desde el discurso dan recetas de cómo conducirla. El Frente Progresista condujo a la policía, muchos (agentes) fueron exonerarados, otros fueron presos. Hay que profesionalizarla, marcarle un claro rumbo político. Nosotros lo hicimos, aunque no resolvimos el problema.  

 

-Usted fue ministro de Gobierno de Antonio Bonfatti. ¿Qué dimensión le da a la salida de Esteban Borgonovo de ese cargo?

 

-Insisto en la falta de conducción: renunció y Perotti no lo reemplaza. Es inconcebible pensar que puede funcionar un gobierno sin ese cargo. Es el brazo derecho del gobernador y Borgonovo dijo que hacía 20 días que no hablaba con Perotti. Aclaro algo: el despacho del ministro de Gobierno está literalmente al lado del despacho del gobernador. 

 

-El perottismo analizó la posibilidad de un sistema de lemas en caso de suspenderse las PASO. ¿Cuál es su opinión?

 

-Santa Fe no tiene que discutir el sistema electoral ni la herramienta que es la boleta única y, si se modificara, debería ser alejado de los procesos electorales. Que tiren un globo de ensayo para ver cómo caía la ley de lemas es inaceptable. Por suerte, las fuerzas políticas y la ciudadanía salieron a frenar esa ley antidemocrática. 

 

 

 

-¿Santa Fe piensa en 2021, pero también en 2023? 

 

-El 2021 es la oportunidad para preparar el terreno para la gran final de 2023. El socialismo tiene un referente muy importante. Sería muy positivo para el Frente Progresista que Miguel Lifschitz compitiera por la senaduría nacional. Más Lisandro de la Torre y menos Perotti, (Roberto) Mirabella o (Carlos) Reutemann

 

-¿Qué composición imagina para el Frente Progresista? 

 

-Hay que repotenciar el Frente. Si tenemos en claro qué gobierno queremos tener, hay lugar para mucha gente, pero la cuestión no es el rejunte.

 

“Falta conducción: renunció (el ministro de Gobierno) y Perotti no lo reemplaza. Es inconcebible pensar que puede funcionar un gobierno sin ese cargo.”

-¿El radicalismo puede converger con todos sus sectores?

 

-No todo el radicalismo es lo mismo. Por ejemplo, hay dirigentes radicales que están muy preocupados en defender a Perotti y criticar al intendente de Santa Fe, Emilio Jatón, el mismo que fue candidato y criticó más a Bonfatti que a Perotti en la campaña e hizo el trabajo sucio por el justicialismo. No, no hay lugar para todos. 

 

-¿El PRO es un límite para el Frente Progresista?

 

-Sí, porque pensamos distinto y difícilmente podamos ponernos de acuerdo en un programa con ese partido. 

 

-Entonces, ¿incomoda al socialismo el acuerdo de gobernabilidad del intendente de Rosario, Pablo Javkin, con el bloque de Cambiemos en el Concejo? 

 

-Son cuestiones de gobernabilidad. Javkin no hizo los acuerdos para traicionar principios. Al contrario, fue para lograr sus ideas. Fui ministro de Gobierno con ambas cámaras en minoría y sacamos muchas leyes. El tema es llevar adelante un plan de gobierno y acordar cómo sacar adelante ordenanzas o leyes. 

 

-¿Qué lugar ocupa Javkin en el Frente Progresista y cómo es el vínculo en Rosario?

 

-Es un nuevo liderazgo que marca el dinamismo del Frente. Soy frentista y voy a defender con uñas y dientes la gestión de Javkin, porque construyó un liderazgo a través de una interna. Además, tiene pilares del socialismo en su gobierno.