18|1|2021

"Es absurdo que Cristina cumpla un rol protocolar"

22 de diciembre de 2020

22 de diciembre de 2020

La directora de Analogías consideró que el Presidente "debe atender las demandas" de su vice, aunque aclaró que quien toma las decisiones es Fernández.  

La directora de Comunicación de Analogías, Marina Acosta, consideró "absurdo" que Cristina Fernández "cumpla un rol protocolar" ya que ella es "la gran artífice" de la coalición gobernante.

 

Al analizar las tensiones entre Alberto Fernández y la vice, la consultora calificó de "naturales" los conflictos dentro de una coalición de gobierno y aseguró que el Presidente "debe atender" las demandas de todos los integrantes y todas las integrantes del Frente de Todos. No obstante, aclaró que quien toma las decisiones es el jefe de Estado. 

 

En este contexto, pronosticó que el cierre de lista del oficialismo será "un proceso complejo" y que los acuerdos dependerán, en gran parte, de la situación sanitaria y económica del primer semestre de 2021.

 

-¿Qué busca Cristina Kirchner con sus críticas hacia el gabinete de Alberto Fernández?

 

-En una coalición de gobierno, las tensiones y los conflictos son naturales. De lo que se trata es de convivir en las diferencias. Desde la oposición y desde algunos medios, esas críticas se usan para tensionar la relación entre el Presidente y Cristina. No está mal que los desacuerdos entre los integrantes del Frente de Todos se hagan públicos.

 

-¿A Cristina Kirchner le cuesta asumir el rol de vicepresidenta?

 

-Es la gran artífice de la coalición gobernante. Es la figura alrededor de la cual gravita la política argentina. Todo lo que dice o deja de decir es trascendente. Por tanto, es absurdo esperar que cumpla una función estrictamente protocolar dentro del gobierno.  

 

-¿Hacia dónde imagina que va la relación entre el Presidente y la vice?

 

-No tienen grandes diferencias sobre los objetivos del Gobierno. Se trata más de una cuestión de formas y métodos que de fondo. Los liderazgos políticos que ambos han construido son diferentes. Eso es evidente y es lo que los distingue. Por otra parte, que haya encuentros o desencuentros entre ellos a la ciudadanía poco le interesa. Lo único que quiere es que los gobernantes solucionen los problemas.

 

-¿Las declaraciones de Cristina Kirchner ayudan o perjudican al Gobierno?

 

-Hacia adentro (del frente) ayudan y ordenan dada su vasta experiencia en la gestión de gobierno. Para afuera, sus declaraciones son utilizadas por los opositores duros y los medios concentrados para construir el encuadre de un gobierno bifronte, de un presidente débil y de una vicepresidenta omnipresente que todo el tiempo está marcando la cancha.

 

-En este contexto, ¿cómo imagina el cierre de listas del Frente de Todos para las elecciones de 2021?

 

-Ocurrirá algo parecido a lo que pasó en 2019. Será un proceso complejo en términos de compatibilizar el poder institucional, el territorial, los intereses sectoriales y agrupacionales. Será peleado como todos los cierres de lista en el peronismo. Mucho va a depender de cómo se presente la realidad sanitaria, social y económica en el primer semestre del año. Una mejor situación facilitará los acuerdos.

 

-¿El Presidente debería ceder ante los reclamos de la vice para preservar la relación o resistir para no perder autoridad?

 

-En las coaliciones de gobierno hay que consensuar con los distintos espacios que las integran. La política es negociación permanente. No se trata de perder autoridad, sino de administrar los acuerdos y los desacuerdos. El Presidente es la cabeza del Ejecutivo y es el que debe tomar las decisiones atendiendo, también, las demandas de los actores que integran su propio frente.

 

-¿Qué rol juega Sergio Massa en este contexto?

 

-Uno muy relevante en dos grandes planos. El primero es la articulación de políticas con el sector sindical y el empresariado nacional y, el segundo, el que desempeña ante el sector que votó al Frente de Todos con la condición de que no sea conducido por el kirchnerismo. Mientras más intensidad al debate público imprima Cristina Fernández, más capacidad de articulación debe mostrar Massa para contener al segmento moderado.