18|1|2021

Alerta covid: Larreta saca a la calle el ejército antiaglomeraciones

11 de enero de 2021

11 de enero de 2021

Tras su regreso de Cariló, está recluido en su casa por haber contraído coronavirus. La bajada de línea fue en la última reunión de gabinete.

Horacio Rodríguez Larreta volvió a emitir la luz de alerta por la situación de la pandemia de coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires. El mensaje llegó en la última reunión de gabinete, donde ministras y ministros porteños escucharon de voz del alclade el estado de negociación con Axel Kicillof y Alberto Fernández, pero un diagnóstico compartido de comenzar a activar medidas para paliar el crecimiento de casos ante lo que las autoridades sanitarias aún no definen como una "segunda ola". En ese mismo encuentro, decretó que la Ciudad volvió al "modo covid-19" como ocurrió desde que comenzó la cuarentena en marzo hasta fines de noviembre, cuando la disminución de contagios y la caída de la tasa de ocupación de camas en el servicio sanitario esperanzó a todos los gobiernos con dar vuelta la página a la espera del operativo vacunación.

 

En la prédica larretista, retornar al "modo covid" del gobierno porteño implica que funcionarios y funcionarias deben compartimentar su tiempo entre la gestión propia de su área y la cotidianidad de la gestión sanitaria que se monitorea desde el Ministerio de Salud y la Jefatura de Gabinete. Así sucedió durante meses hasta que la propia dinámica de las medidas, aperturas y habilitaciones modificaron el escenario.

 

El primer paso para regresar a esa fase interna de gobierno ya se implementó: tal cual como requirió el jefe de Gobierno, la totalidad del gabinete debió reservar parte de su equipo al operativo sanitario y, específicamente, al trabajo territorial. El ejército antiaglomeraciones, integrado por agentes conocidos internamente como "concientizadores", es nutrido en su mayoría por jóvenes y recorren los distintos puntos de la Ciudad donde el oficialismo detecta reuniones al aire libre, desde plazas, pasando por esquinas tradicionales hasta parque públicos.

 

Es el mismo grupo de funcionarios y funcionarias que recorrerá filas de bancos, farmacias e ingresos a locales comerciales para evitar aglomeraciones, al tiempo que repiten las medidas y cuidados sanitarios para prevenir la propagación del virus. Rodríguez Larreta saca parte de su gobierno a la calle para evitar cualquier regreso de fase o verse forzado a retrotraer permisos y habilitaciones, a excepción de las previstas para la nocturnidad que empezaron a correr en las últimas horas.

 

Rodríguez Larreta busca evitar un endurecimiento de las normas de restricción y sabe que ni el Presidente ni el gobernador de la provincia de Buenos Aires desean ni impulsan ese escenario. Lo charlaron personalmente en la reunión que mantuvieron el 30 de diciembre de 2020 en Olivos, donde comenzó el acuerdo para limitar la nocturnidad que luego se trasladó hacia el resto de las provincias.

 

El jefe de Gobierno cumple con el aislamiento luego de haber contraído coronavirus y luego de su estadía en la Costa Atlántica. El alcalde estuvo en Cariló y se movió hasta Pinamar para cenar con el intendente Martín Yeza y el jefe del bloque PRO en Diputados Cristian Ritondo. Horas después, experimentó síntomas y adelantó su regreso a Buenos Aires, donde se hizo el test y dio positivo. En el asado en La Herradura también estuvieron el secretario general y Relaciones Internacionales de la Ciudad, Fernando Straface; el subsecretario de Cooperación Urbana Federal, Lucas Delfino, y el hermano del alcalde, Augusto Rodríguez Larreta.

 

Aislado, Rodríguez Larreta sigue la gestión de manera remota y mantiene la agenda tal cual: mezcla reuniones por Zoom tanto con sus funcionarios como con su mesa política. Para matar el tiempo, se sumergió en la lectura y hace rompecabezas.