02|3|2021

Toda vacuna es política

27 de enero de 2021

27 de enero de 2021

La vacunación se convierte en herramienta de campaña. Kicillof le da logística al IOMA. La oposición denuncia que la dejan afuera y reclama participación.

El operativo de vacunación “más grande de la historia” en territorio bonaerense durante un año electoral trasciende largamente lo sanitario y se convierte en potente herramienta de campaña para quien pueda sacarle provecho. Con el arma para -se espera- derrotar al virus que sacude al mundo en manos del gobierno de Axel Kicillof, la oposición pone el grito en el cielo y denuncia politización de la vacuna por parte del oficialismo y reclama participación en el proceso de inoculación. Con el objetivo sanitario como bandera, la Provincia espera tener vacunada a toda la población de riesgo para mitad de año, un objetivo que, de lograrse, se impondría como eje central del discurso proselitista.

 

En 169 hospitales de Buenos Aires se viene vacunando contra el coronavirus al personal de salud. Luego, será el turno del sector docente y del resto de la población. Cuando estas etapas finalicen, los centros de vacunación ya no funcionarán en hospitales y buena parte de la logística estará en manos del Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA) que conduce Homero Giles. Intendentes opositores afirman que el operativo de vacunación tiene un objetivo apéndice al sanitario que es empoderar a las direcciones regionales del IOMA, la mayoría de las cuales está bajo la conducción de excandidatos locales del Frente de Todos. Mientras tanto, intendentes, oficialistas y también opositores pese a la campaña anti vacuna que desplegó Cambiemos en su momento, se aplican la Sputnik-V.

 

El Gobierno definió que en la segunda etapa de la vacunación las dosis se apliquen en 350 escuelas, en 70 puntos de IOMA y en 677 puntos de registro. La coordinación estará comandada por el Ministerio de Salud, que encabezan Daniel Gollán y Nicolás Kreplak, y el IOMA. Esa decisión de Kicillof incomodó a jefes comunales del interior, sobre todo radicales. Como contó Letra P, denunciaron una “partidización” de la vacuna. Critican los lugares donde se aplicará la vacuna y la decisión sobre qué personal se utilizará.

 

Si bien la decisión de ir a buscar la vacuna y garantizar la provisión corrió por parte del gobierno de Alberto Fernández, la administración bonaerense empujó para que la elegida sea la del laboratorio Gamaleya. Al momento de cerrar el acuerdo, Kicillof participó de las video conferencias que el Presidente mantuvo con su par ruso, Vladimir Putin.

 

En una reciente entrevista con Letra P, Kreplak relativizó el enojo de intendentes opositores sobre cómo se lleva adelante el operativo vacunación. Dijo que durante las reuniones que mantuvieron ningún jefe comunal hizo público tal queja. La oposición también cuestiona que la vacunación sea en escuelas antes que en lugares propios del sistema de salud. Así lo hizo saber días atrás el presidente del bloque opositor en el Senado bonaerense, el vidalista Roberto Costa. “No son las escuelas los lugares para vacunar, para eso están los centros de atención inmediata que ya tiene un sistema aceitado, porque ya se realizan las otras vacunaciones”, manifestó el legislador a la prensa.

 

El sanitarista Kreplak recogió el guante y dijo que sería un error llevar gente a los centros de salud. “Estaríamos pidiéndole a la población de máximo riesgo, que tiene un 25% más de chances de morirse de coronavirus que el resto, que se vaya a vacunar a un lugar donde hay gente con coronavirus”, explicó. Hasta este martes, había 1.353.313 personas inscriptas en el registro “Buenos Aires Vacunate” y 107.015 inoculados.

 

El objetivo del gobierno es tener vacunada a 12 millones de personas. Filoso, Kicillof remarca que la campaña anti vacuna fracasó y que hay expectativa por la vacunación, pese a que la adhesión al registro vacunatorio es insuficiente.

 

 

"Nuestra prioridad es la vacuna”, repiten cerca de Kicillof, quien ya se dio las dos dosis de la Sputnik V. De esa prioridad también depende el calendario electoral. ¿Habrá elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en la provincia de mayor peso electoral? Por ahora, el Ejecutivo mantiene la línea de esperar y ante la pregunta, repiten que la cuestión sanitaria será determinante. En la oposición hay posiciones disímiles, mientras la figura excluyente de Juntos por el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta, va a contramano del pedido muchos gobernadores que piden suspensión. En la Legislatura bonaerense ya arrancó la rosca y el bloque “17 de Noviembre”, aliado del oficialismo, presentó este miércoles un proyecto para suspenderlas.

 

Poner el hombro

El oficialismo hace una fuerte militancia de la campaña de vacunación. En silencio, la oposición va aplicándose las dosis. Lo hizo, por ejemplo, el intendente Ezequiel Galli (Olavarría), quien responde a Jorge Macri. El joven jefe comunal olavarriense había rechazado hacerlo y plantó dudas sobre la efectividad. Sin embargo, cuando las dosis llegaron a su distrito, se vacunó. En el medio, 400 vacunas se echaron a perder en su distrito por una falla en un freezer, aunque la Justicia no descarta un sabotaje.  

 

También se vacunaron Javier Iguacel (Capitán Sarmiento), quien luego de darse la primera dosis sostuvo: “Sé que hay dudas en la gente. Por eso ayer me hice un análisis de anticuerpos para saber el antes y el después de la vacuna. Confío en nuestros médicos y en los científicos del mundo. Por primera vez podemos atacar el virus y no defendernos”. Lisandro Matzkin (Coronel Pringles) fue otro de los intendentes no oficialistas que ya se vacunaron, como Gustavo Posse (San Isidro), Javier Bordoni (Torquinst), Raúl Reyes (Coronel Dorrego) y Arturo Rojas (Necochea). 

 

“Militar contra las vacunas es algo muy miserable”, dijo Kicillof hace algunos días en una entrevista con el diario Página/12. El gobernador intenta no confrontar con los sectores más radicalizados de la oposición y sus tanques mediáticos. La inversión en infraestructura sanitaria, el equipamiento para el personal de salud, el cierre último de paritaria con el gremio de CICOP que finaliza el tramo 2020 con un incremento del 44% y la provisión y aplicación de la vacuna ya es parte del temario electoral. Sea en agosto –PASO mediante– o en octubre con la elección general, la vacunación se mete en la campaña. En definitiva, la vacunación es política.