10|4|2021

Relanzamiento con protocolo y sin militancia

01 de marzo de 2021

En la Legislatura, Kicillof proyectará sus próximos años de gestión tras un 2020 atravesado por la pandemia. Antiexplosivos, aforo reducido y sin calle.

Con una política de protocolos estricta y una administración bonaerense que logró blindarse ante las críticas de la oposición luego del escándalo nacional de la Sputnik-VIP, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, hablará ante la Asamblea Legislativa y dará inicio al 149º periodo de sesiones ordinaria de la Legislatura. Su discurso, que comenzará a las 18, será escuchado por un puñado de legisladores y legisladoras y un puñado de funcionarios de su gabinete, y estará centrado en temas de infraestructura, la campaña de vacunación y algo de alusiones a la herencia vidalista. 

 

Según pudo saber Letra P, el primer mandatario provincial cruzará la Plaza San Martín, que separa el edificio de la Gobernación de la Legislatura por escasos metros, algunos minutos antes de las 18. El tramo que deberá recorrer está vallado por completo y rodeado de numerosos círculos de seguridad y protocolos.

 

Agentes antiexplosivos revisaron las bancas de la Cámara, que tendrá aforo reducido. Con un cartelito que dice “no ocupar este espacio”, ceremonial y protocolo estableció el distanciamiento necesario dentro del recinto. Una de las primeras en llegar fue la ministra de Gobierno, Teresa García.

 

La vicegobernadora Verónica Magario dará inicio a la asamblea, invitará a los legisladores y legisladoras a recibir al gobernador, y más tarde llamará a un cuarto a intermedio, tiempo necesario para la llegada de Kicillof al edificio legislativo. 

 

Por la pandemia, la Legislatura será testigo de una reducida presencia de autoridades legislativas y funcionarios. Además de la vicegobernadora estará el presidente de la Cámara de Diputados, Federico Otermín; los senadores del Frente de Todos, Gervasio Bozano, y de Juntos por el Cambio, Roberto Costa; además de los diputados oficialistas Facundo Tignanelli; de Juntos por el Cambio, Maximiliano Abad; de Cambio Federal, Walter Carusso; de 17 de Noviembre, Mario Giacobbe; del Partido Fe, Natalia Sánchez Jáuregui; y del Frente de Izquierda, Claudio Dellecarbonara.

 

Al igual que pasó en el Congreso, donde el presidente Alberto Fernández dio su discurso al mediodía, tampoco habrá movilizaciones. A contramano de la mística y tradición del peronismo, no habrá militantes ni en los palcos de la Cámara ni en las calles, lo que sentará un hecho atípico para este tipo de históricas jornadas. 

 

En su discurso, que se espera se extienda por al menos una hora y media, hará hincapié en el plan estratégico de infraestructura proyectado para sus cuatro años de mandato y que contempla una inversión de mil millones de pesos; el menú también incluye caminos rurales, vivienda y hábitat. Y aludirá a la herencia recibida, en cómo afectó su primer año de gestión, atravesado por el imprevisto del desastre sanitario global que agravó la crisis económica. La inoculación de la población, para lo cual despliega el plan de vacunación más ambicioso de la historia argentina, también será parte central de su exposición. 

 

De esta forma, las palabras del gobernador serán escuchadas por una oposición bonaerense encendida por el escándalo de la Sputnik-VIP, y a la defensiva por el discurso de altovoltaje que brindó el presidente de la Nación, Alberto Fernández, al inaugurar el 139º periodo de sesiones ordinarias del Congreso, intancia en la que apuntó contra las políticas de endeudamiento de su antecesor, Mauricio Macri, y los índices de pobreza y exclusión durante sus cuatro años al frente del gobierno.